viernes, 15 de enero de 2021

Saldaña y  Carrión de los Condes

 

Mi primer artículo, de los cerca de siete mil publicados en el Mundo (toros y teatro)  y en distintos medios a lo largo de mi vida, fue en el Diario Palentino/El día de Palencia, recién salido del Seminario.  Y a mis padres, la señá Rosario y el señor Francisco,  les pareció que su hijo, o sea yo, había alcanzado las altas cumbres para  las que le creían destinado.  Fue sobre un bar que había en Saldaña, bien surtido y sin camareros. Era autoservicio y cada cual dejaba en la caja el dinero que creía justo y necesario. Todos confiaban en todos.  No recuerdo quién regentaba aquel bar ni quien administraba los beneficios, pero me pareció un modelo de relación solidaria en una sociedad que yo percibía desequilibrada e inarmónica. Los de Saldaña de entones creían en los hombres y en su justicia. Y supongo que los de ahora también´

Saldaña comparte con Carrión de los Condes un protagonismo histórico inexcusable y  aún superior. Como asentamiento de los romanos de lo cual, en sus alrededores, quedan abundantes muestras, la villa romana, por ejemplo,  la villa de Pedrosa de Olmeda que conserva la estructura calefactora de los romanos, y unos mosaicos primorosos y perfectos. Y sobre todo, hay que recordar Saldaña como condado, que dio origen a la independencia de Castilla del Imperio de León. O algo así. Tengo que releer a Julio Valdeón que, creo, es quien más sabe de estas cosas. O sea que la hoy considerada centralista Castilla fue en tiempos, independentista. Eso por no hablar de los Comuneros de Castilla, Padilla, Bravo y Maldonado que se enfrentaron al Emperador alemán, Carlos V, en Villalar.

En Saldaña se sitúa la primera corrida de toros a caballo,  documentada   en 1128, en el transcurso de unas bodas reales, a las cuales podría aplicarse el romance célebre, “si grandes fueron las bodas , mayores las tornabodas” romanceado en no sé qué celebre ocasión matrimonial.

No sé si persiste la rivalidad provincial con Carrión de los Condes, del que dista 20 Kilómetros. Pero es cierto que lo que a Saldaña  da su romanidad, a Carrión se lo da el Camino de Santiago del cual es enclave fundamental. Supongo que esas cosas ya son historia y que cada uno forma parte de la llamada “España vaciada” que los castellanos fuimos dejando atrás para emigrar a las grandes ciudades. En mi pueblo, Torre de los Molinos, cuando un desplazamiento  o un asunto se complica innecesariamente  dicen, “a Carrión por Saldaña”. O sea, un rodeo  inexplicable para llegar a un mismo sitio o a una misma conclusión. Carrión dista apenas seis kilómetros  de Torre de los Molinos y Saldaña, hacia el norte,  unos veintidós o veintitrés. El pragmatismo del lenguaje popular es, a la vez, muy imaginativo. Y ese lenguaje, del cual Palencia y  Valladolid, son depositarios principales, es el que hay que preservar, como recomienda la Asociación CUIDEMOS EL LENGUAJE. A escasos metros de mi despacho conservo un aguamanil, traido de mi pueblo hace muchos años. Aguamanil una de las más bellas palabras de nuestro idioma. El mundo, ciertamente, ha nacido para ser nombrado.

 

 

 

 

  

lunes, 11 de enero de 2021

 

Soneto a la Nieve virginal e impura

Poco éxito ha tenido mi soneto

A Trump el malnacido terrorista

El capo del Imperio y el fascista

Incapaz de ocultar más su secreto.

Su secreto no es tal por eso canto

A la nieve y al frío y su blancura

A la nevada dulce y su hermosura

Que tanto enfría y nos calienta tanto.

Es cálida la nieve y es amiga,

No más cruel que vientos o huracanes.

Ni cansa más el cuerpo o lo fatiga

Que el calor inhumano y sus afanes,

Diga su vuelo y danza lo que diga

Cómplice de la vida y de sus planes.

 

viernes, 8 de enero de 2021

 

Soneto a Trump, !heil Hitler!

Dedicado a Pablo Messiez, teatrero grande,  que descubrí a la vez que a la 

gran actriz, admirada  Fernanda Orazi

 

Trump es el nuevo Hitler, no hay belleza

En su gesto, palabra, mueca o risa.

Es huracán infecto, nunca brisa,

Pues el céfiro es arte y es pureza.

     La basura de su alma no es limpieza

Que es mancha en un cristal, sucia y precisa,

Qu exhalan su palabra y su sonrisa

Su bronca zafiedad y su bajeza.

    Hitler le queda corto a su estatura

Gigante, de energúmeno fascista.

No admite urnas ni ley que su locura

De salvaje poder rudo y racista

No mida en soez, tétrica y obscura

Ansia de sangre, inocente y   pura,

Con que saciar su fábula extremista,

Depredador  de toda la hermosura.