sábado, 9 de noviembre de 2019

VOTAD SI QUEREIS Pero....

Hoy he escrito en mi blog: Civismo y ciudadanía , Votad estais en vuestro derecho...., Pero sin olvdar que la democracia, votar  cada cuatro años, es un fraude y un espejismo. Con este rito las oligarquías,  el poder de la burguesía , se legitima y afianza. Es la dictadura de la DEMOCRACIA, más benigna sin duda que la DICTADURA DE FRANCO...4o años en el poder y .....lo que queda.....Votad, pero  no voteis a Vox ni a Ciudadanos ni psoe.....El VOTO es Unidas Podemos.....

sábado, 2 de noviembre de 2019

CEMENTERIO CIVIL. MUSEO E HISTORIA DE ESPAÑA


Cementerio Civil
Rosas para los difuntos

Rosas para los muertos, como ofrenda floral prefiero las rosas rojas, o los claveles también rojos, a los crisantemos. Rosas para todos los muertos. En el cementerio civil de Madrid, separado de la necrópolis de la Almudena por la carretera de Vicálvaro,  están los restos y los correspondientes monumentos funerarios  de muchos de los personajes más importantes de la historia de España. Un museo y una lección de historia. Rosas para Dolores Ibarruri, Pasionaria, para Marcelino Camacho, Pablo Iglesias, Julián Besteiro, Blas de Otero, Arturo Soria, Juan Manuel Diaz Caneja y los presidentes de la I República Española; Estanislao Figueras, Pi i Margal, Nicolás Salmerón. La última vez que asistí a una ceremonia de inhumación en el cementerio civil, fue la muerte de Isabel Fernández, militante del Socorro Rojo en la Incivil Guerra de España. Modelo de Balenciaga, modelo de pintores como  Javier Clavo, y el zamorano Lobo, escultor. Y, sobre todo, en cárceles, exilios y silencios esposa de Juan Manuel Diaz Caneja, pintor de culto del siglo XX español; pintor de las planicies de  Tierra de Campos, los Campos Góticos desolados y yermos de Castilla áspera.  Desolados para todos, menos para la palera de Caneja, que captaba en ellos numerosos matices de color. “De tanto color, decía, Castilla es femenina”. Y así, entre ocres, tierras, malvas y horizontes levemente azules, la plasmó en sus cuadros, hoy objeto de deseo por parte de coleccionistas. Rosas para los muertos o crisantemos, da lo mismo, para quienes prefiera esta flor emblemática.  
En la necrópolis de la Almudena dije adiós a Lola Flores hace algunos años, después de  acompañar su cadáver desde la Capilla Ardiente del Centro Cultural de la Villa,   con tres claveles -rojo, blanco y amarillo- tras la primera paletada de tierra sobre su ataud. Las cenizas e Paco Umbral reposan en un nicho de la Almudena junto a otro en el que está Pincho el hijo muerto del “mal azul” y protagonista de Mortal y rosa  

jueves, 31 de octubre de 2019

RICARDO III , UN DESAFÍO


Ricardo III

Maléfico 

(Publicado en Metrópoli. El Mundo)
No conozco ningún actor que se precie de tal que no aspire a hacer Ricardo III. Formidable lección actoral de Israel Elejalde en Ricardo III,un cojo venenoso dotado  del don de la maldad. Hay una novela de Josephine Tey, La hija del tiempo,  que demuestra todo lo contrario, pero a afectos de esta función importa poco. La notable interpretación del resto del elenco queda oscurecida por la colosal labor de Elejalde.  ¿Shakespeare o Miguel del Arco?  That is the question. Aunque aparece la momia de Franco, despectivamente arrojada a la basura, Miguel del Arco no ha caído en la tentación de trivializar la cuestión identificando al dictador español con el Ricardo de Shakespeare. Incluso para la maldad hay que tener grandeza, que no tenía Franco, convencido  de estar cumpliendo una misión divina. Mientras,  a Ricardo de Gloucester le bastaba la inercia de un asesino en serie  aferrado al poder. Hay una figura alta y grande, (un travesti, supongo) una figura de negro identificable como Carmen Polo de Franco, a la que yo creo podía habérsele sacado más partido; pero ya he dicho que Miguel del Arco está más en Ricardo que en el genocida español.
 Ricardo es un villano no excesivamente complejo, pese a las apariencias y al rango que le dan amplios estudios sobre su figura. Es un ser deforme, lo cual explica en parte sus criminales extravagancias. Un personaje histriónico con un lado cómico y grotesco que Elejalde explora a fondo. Ricardo no  es un ser inmoral, pues eso supondría cierta conciencia que desconoce, ni se lo plantea. Los demás tampoco porque están a su servicio. Ricardo es un ser abyecto sin más norma que un poder sin límites. Para hacer más creíble este absoluto, Shakespeare le otorga algunas virtudes o pasiones como el amor fugaz y la lujuria que, además, permiten a Elejalde flexibilizar la sicología del monstruo. Al fin, ya se sabe , "mi reino por un caballo"
Miguel del Arco refuerza su sentido de la dirección, la marca de su poética dramática, basada en la radicalidad de los caracteres;  y en una épica matizada por la interiorización del personaje abierto en canal.