miércoles, 20 de agosto de 2014

CC.GG.(IV) EL DON DE MORANTE. LOS CUVILLOS DE BAJA, PERO MENOS

24 horas. Actualización del blog 19,00 horas. Cercana ya la medianoche, justo para ver, gracias al diferido del Plus,  que Morante  de la Puebla se ha recreado en el don que fusiona  dos troncos del toreo: Ronda y Sevilla,  Evaristo Belloti,  el reposado y filosófico Belloti, se esatrá regodeando. Alguien dice que los nuñezdelcuvillo no están a la baja  como yo he afirmado horas antes, blanditos,  nobles, con un punto de casta ascendente, y algunos justos de trapío. Allá JT por qué dejó de matarlos y torero y ganadero se devolvieron las cartas y el rosario de la madre. Es el toro con pocas difultades que propicia el lucimiento. José María Manzanares, el matador,  infalible con la espada, cita a recibir por dos veces y las dos falla. Se le van las orejas que le habrían dado por su toreo elegante y despegado, muy bello mas sin cargar nunca la suerte. Para qué cargar la suerte si su elegancia lo puede todo?.
No hay tiempo  para discusiones, mientras se agota la última jarra de clarete. Tras un dia ajetreado, uno comprueba que no es verdad el refrán que dice "junta de rabadanes oveja muerta". Aquí el único muerto es el lechazo al que pertenecían  estas riquísimas chuletas.  Chuletillas de de cordero y un clarete de Cigales. Fromista y San Martín en el corazón. Pero cuidado con los rabanes. Se plantean, dicen, problemas jurídicos y legales. Dentro de unas horas volveremos sobre la cuestión: románico y toros a salto de mata. Y si se tercia, que se terciará, un buen clarete.

En Bilbao, corrida de a dos: Norante y Manzanares. Lo de Frómista, la iglesia de San Martín  y el espantajo que le han plantado al lado me trae a mal traer. Es que me saca de mis quicios, oiga. Como cuando veo a los taurinos saquear el templo sagrado de la tauromaquia y luego le echan la culpa al empedrado de los nacionalismos y europeísmos antiespañoles que sí, que de acuerdo, que los hay y están a la que salta con tal de meternos el dedo en el ojo. Un verano tormentoso y a la contra ha desencuadernado mi agosto. Al fin será benéfico, seguro. Y no hablo de tormentas de rayos, truenos y relámpagos,  cuando por las parameras de Castilla no hallas refugio, pues quien se pone debajo de hoja dos veces  se moja. Además en una paramera seca y desierta, cuando hay tormenta, es peligroso arrimarse a un árbol pues dicen que atrae el rayo, que hace de pararrayos, al ser lo más alto de la llanura.

Apacible el toro de Núñez del Cuvillo;  y Morante de la Puebla con el don; la torería. Morante de la Puebla ha embarnecido, pero su toreo de adelgaza más a medida que la inspiración y el ensueño se adensan. Es decir, a medida que se hace más hondo y más profundo. Siempre, en Morante de la Puebla, el toreo ha sido denso. Y a la vez alado.

 Técnico y valeroso y, a la vez, de embrujo. Hace unos meses una revista de cuyo nombre no me acuerdo nos reunió a Evaristo Belloti y  a mí para hablar de Morante de la Puebla, el único torero de hoy sobre el que este singular creador de instalaciones y formas plásticas, acepta un mano a mano dialéctico.  No sé qué habrá sido de aquel debate. Evaristo Belloti es un gran escultor de ámbito universal. Es taurófilo, pero nada tiene que ver con  Benlliure. Y es un gran dibujante. Me ha regalado dos dibujos de su Tauromaquia misteriosa, antropológica, religiosa,  ceremonial. El hermetismo de una rara filosofía.

 Un dia no lejano se los robaré a mi mirada, los bajaré de la paredes de mi casa,  e irán a donde es su lugar natural: a la sala Javier Villán, del Museo Taurino de Colmenar Viejo.  Nos hemos prometido ver juntos un dia una corrida de Morante de la Puebla.

Va a ser una corrida extraña y sincopada; su relato digo. Da igual. Este es un blog que no tiene obligaciones de horario ni de temas y sólo dice su canción a aquel que con él va.  El gentío de Fromista está que trina por lo del espantajo en los propios morros de San Martín. Aunque no llueva,  aquí van a caer chuzos de puntas. Puede estallar la cólera del español sentado; o la cólera del español  de a pie y caminante, como los pocos pastores, poquísimos me parece,  que quedan por estos pagos. La cólera de los pastores honderos.  Están que trinan. Como el público de Bilbao que se irrita cuando salta al oscuro ruedo el segundo nuñezdelcuvillo, de trapío impropio para esta plaza. Don Matías, una cosa es que a usted le proclamemos el mejor presidente de España y otra que nos cuele, ese toro. Además, luego nos enteramos de que el animal tenía un pajazo  en el ojo; o sea don Matías. A José Maria Manzanres el toro se le quedó insuficiente, pero dibujó un circular inmenso con un cambio de manos sublime, que sacudió los cimientos de la torería. Fulminó al animalejo, una espada letal y perfecta. Sobre el oscuro ruedo aparece la luz mate de  un jabonero que contrasta con la tierra. Morante en la oscuridad del alma.  

2 comentarios: